Cerrar
Créditos

LOS CEMENTERIOS & sus ciudades

.
Todavía no tenemos un muerto [dijo José Arcadio con intención de refundar en otro lugar a Macondo]… Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra.Cien años de soledad. Gabriel García Márquez
Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1967
Iniciamos esta visita reconociendo las similitudes y diferencias entre Medellín y San Nicolás de los Arroyos. Ciudades habitadas por los vivos pero cimentadas y erigidas por sus muertos. Medellín fundada en 1675 entre las montañas de la cordillera de los Andes y San Nicolás emplazada a orillas del río Paraná en 1748.

Ambas son ciudades intermedias de fuerte arraigo rural que tuvieron un rol clave en la consolidación de sus repúblicas en el siglo xix y le apostaron al desarrollo comercial, ferroviario e industrial en el siglo xx: dichas etapas con sus dinámicas y personajes se ven expresados en los monumentos funerarios de los dos cementerios.

En el ámbito cultural las dos ciudades comparten una importante devoción mariana e iconografía religiosa; una enorme afición por sus equipos fútbol y los hermana el gusto por el tango.

Los cementerios nacieron en el siglo xix, el de San Nicolás de carácter público, fundado en 1830 y el San Pedro es privado de 1842. Surgen como escenarios para la autorepresentación de sus élites y de los caudillos de los proyectos independentistas de España. Se convierten en lugares para perpetuar la memoria de las luchas militares y del legado ejemplarizante de políticos, comerciantes e intelectuales que forjaron las nuevas ciudades.

A través del tiempo las colecciones funerarias de estos dos museos comparten modelos europeos y se han consolidado mediante un lenguaje moderno en su arquitectura y administración dejando ver la impronta del desarrollo industrial y la emergencia de la clase obrera, llegando al siglo xxi como lugares patrimonio y museo.