Cerrar
Créditos

DEVOCIÓN, RITUALIDAD & tumbas de interés popular

.

Dime que tumba visitas y te diré qué sociedad eres.

La dimensión religiosa adquiere una gran expresión en los cementerios teniendo la costumbre de visitar, orar, rezar novenas, golpear y besar la tumbas. Se decoran los sepulcros a manera de un altar, llevando flores, colmándolas de color e imágenes milagrosas, como parte del rico repertorio y ritual asociado al fervor popular.

Por ejemplo, las Vírgenes María Auxiliadora y Del Carmen tienen especial devoción en en el Cementerio San Pedro y Medellín, por su milagrosa vocación de auxiliar en situaciones de riesgo y proteger de la mala muerte, respectivamente. Mientras que la Virgen de Luján, consagrada la patrona de Argentina y símbolo identitario del país, con su vocación de intercesora de gracias, se replica profusamente en placas, floreros, láminas e imágenes de bulto, en el Cementerio San Nicolás.

Atraídos por los valores arquitectónicos, artísticos, simbólicos o por el reconocimiento o popularidad del difunto, diversas tumbas en los cementerios despiertan el interés, no necesariamente religioso, de visitarlas con frecuencia, adquiriendo un carácter emblemático en los cementerios.

Personajes como Hormiga Negra, el Monumento a los Caídos en la Guerra de las Malvinas o el prohombre Severo J. Fernández en San Nicolás. La tumba del hijo de un millonario José María Amador, el escritor Jorge Isaac o el político Pedro Justo Berrío en el San Pedro, son algunos de los ejemplos a visitar.